buscar
Uno de los grandes retos que se presenta en la carrera de cualquier artista es tener la capacidad de transmitir emociones con su obra, y en el caso de un fotógrafo, la de poder hacerlo a través de una simple imagen. Tanto si se trata de un paisaje, como de una escena cotidiana o un retrato de alguien en particular, es absolutamente imprescindible que el breve instante plasmado en esa fotografía genere algún tipo de respuesta emocional en la persona que la está contemplado. 


Para conseguir esto, hay que tener presentes algunos factores. Para empezar, has de ser capaz de integrarte en el entorno que envuelve a esa escena que quieres retratar; sé uno más, no llames la atención, haz sentir a las personas que te rodean que te sientes feliz de compartir con ellos ese momento y que lo respetas por completo. Además, es fundamental que seas capaz de crear algún tipo de vínculo emocional con dicha escena; si es un paisaje, siente su grandeza, y si lo que buscas son retratos de personas, implícate de alguna manera con ellas, crea ese fino vínculo de reconocimiento mutuo, charla un rato, sé amable y respetuoso...te aseguro que esa breve conexión que has creado entre vosotros se verá reflejada en tu fotografía. Por último, debes estar muy atento a esos momentos en los que la esencia del alma humana se muestra en su máximo esplendor: una mujer acariciando a su bebé, unos amigos jugando animados, una madre y su hija paseando abrazadas por la calle.....las posibilidades son infinitas, sobre todo si observas a tu alrededor con los ojos y el corazón bien abiertos.



Es obvio que no todos percibimos e interpretamos el mundo que nos rodea de la misma manera....y es esta una de las grandezas del arte. Mi prioridad es, sin lugar a dudas, la de poder captar, plasmar y transmitir a través de mi trabajo toda esa parte hermosa que habita en nuestros corazones. Soy perfectamente consciente de que este pobre mundo nuestro está roto, y que somos los máximos responsables de gran parte de sus heridas; pero los magníficos paisajes llenos de vida, así como las innumerables muestras de cariño que encuentro a lo largo del camino en lugares tan castigados por las adversidades, me hacen sentir que no todo está perdido, que siempre habrá espacio para que florezcan la magia y la belleza....Y yo las busco con enorme ilusión, ya que esta es mi manera de plantarle cara, con la ayuda de mis cámaras, a la avaricia, el egoísmo y los abusos de poder de los que en ocasiones soy testigo.



Por eso, mi consejo es que busques en tu interior, que tengas claras tus prioridades y tus ilusiones antes de iniciar la aventura. Es fundamental que vayas con la mente abierta, pero a la vez con una idea clara y definida de tus intenciones a la hora de disparar la cámara. Y como siempre digo....DISFRUTA DEL ENORME PRIVILEGIO DE VIAJAR!!!


Puedes ver un buen ejemplo de lo hablado en esta entrada accediendo a la galería "AMIGOS".....espero que te guste!!!
 
Vamos con otros cinco consejos que yo intento siempre aplicar a mis fotografías de viaje, y que espero que a ti también te sirvan para mejorar las tuyas. Al igual que en la lista de la semana pasada, son ideas prácticas que van encaminadas a ayudarte a comprender la mejor manera de afrontar la escena que quieres retratar. Una vez más, las clases técnicas las dejo para la infinidad de libros de gran calidad que hay hoy en día en el mercado, y que te ayudarán enormemente a mejorar tu manejo de las cámaras.

1. AMPLIA AL MÁXIMO EL ABANICO DE POSIBILIDADES. Es fundamental para un artista ser capaz de conseguir que su obra tenga un estilo propio que le diferencie de los demás, dejando en su trabajo una impronta clara que defina tanto su manera de ser como su manera de entender y procesar lo que le rodea. Pero esto tiene su peligro, y en el caso de un fotógrafo, es el hecho de poder quedarse anclado en un mismo tipo de imágenes. Intenta por todos los medios buscar cosas diferentes durante tus viajes. Si te gustan los retratos, haz algunas fotografías de primeros planos, sí, pero también otras con un gran angular que hará que la imagen gane profundidad y potencia y además muestre el entorno en el que encuentra esa persona. Haz fotos del paisaje, aunque no sea lo que más te gusta, o viceversa. Camina por las aldeas, entra en las cafeterías o siéntate en un banco para ver a la gente pasar; haz primeros planos, escenas de una ciudad, una aldea con las montañas de fondo....cuanta más información y variedad de enfoques tenga tu trabajo, más claramente mostrará la esencia del lugar en el que has estado y más rico será.

Amplia el abanico de posibilidades para que tu trabajo sea completo y variado.

2. BUSCA NUEVAS PERSPECTIVAS. Si durante las semanas previas al viaje dedicas unas horas a ver fotografías de tu próximo destino, en muchas ocasiones podrás observar que miles de imágenes tomadas por diferentes personas de un mismo enclave turístico son casi idénticas. Intenta que esto no ocurra con las tuyas; si buscas con los ojos y el corazón bien abiertos, siempre aparece un lugar desde donde a casi nadie se le ha ocurrido sacar esa fotografía. En mi caso, quería a toda costa sacar una buena foto del palacio de Potala, en el Tíbet, y tras varios intentos, conseguí hacerlo desde la parte posterior, dejándolo en un segundo plano y dando protagonismo a una mujer que realizaba un paseo de peregrinación alrededor de él a ultima hora de la tarde.

Busca un ángulo diferente desde donde poca gente haya hecho esa fotografía.

3. MADRUGA!!! Para mi, cuando estoy en un nuevo destino, no hay nada comparable a la sensación de bienestar que me produce el hecho de pasear con mis cámaras a primera hora de la mañana. El aire es limpio, no hay ruidos, ni turistas.....tan sólo esa luz mágica que produce el sol mientras aparece tímidamente por el horizonte. Y por supuesto, los lugareños acudiendo a sus quehaceres cotidianos. Las posibilidades de sacar buenas imágenes son infinitas.....primeros planos suaves, contraluces de ensueño, escenas llenas de espontaneidad. A veces cuesta salir de la cama tan pronto, pero te puedo asegurar que la recompensa es enorme.

En ocasiones cuesta madrugar durante los viajes, pero la recompensa es enorme.

4. CUIDADO CON LOS FONDOS. Durante estos años en los que he estado viajando con mis cámaras, una de las cosas más importantes que he aprendido es a fijarme mucho en lo que hay detrás de la persona o escena que quiero fotografiar; he tenido que tirar miles de imágenes a la papelera por culpa de un fondo inadecuado. No importa lo sensacional que te pueda parecer la vestimenta o el aspecto de alguien, o que un momento de la vida cotidiana llame la atención de tu objetivo, si lo que hay detrás de ella va a distraer al espectador; un suelo sucio, unas paredes con líneas arquitectónicas complicadas, una persona fuera de contexto, un poste eléctrico.....muchos factores pueden arruinar una buena foto. Fíjate bien en lo que hay detrás, que sea algo armónico que ayude a potenciar la composición del momento y que aporte matices o información a la escena.

Intenta que los fondos de tus fotografías añadan valor a la composición de la imagen.

5. AGÁCHATE. Otra clave fundamental para conseguir que una fotografía sea más impactante es tomarla al nivel de donde sucede la acción, o incluso por debajo de esta. Me explico: si vas por la calle y ves, por ejemplo, a una mujer sentada en el suelo de un mercado vendiendo frutas, no dispares tu cámara de pie; agáchate, ponte a su mismo nivel. Si además eres capaz de acercarte mucho a ella y tomar la foto con un objetivo gran angular, el resultado será espectacular. Observa la foto que conseguí hacer en mi último viaje al Tíbet de una mujer rezando frente al monasterio de Jokhang: yo me coloqué a menos de un metro de distancia por detrás de ella, y disparé mi cámara a ras del suelo...sin mirar por el visor!!! Tuve que hacer varios intentos, lógicamente, hasta que di con el ángulo que esperaba; pero no te imaginas lo bien que me lo pasé durante el proceso!!!

Intenta disparar tu cámara desde el mismo nivel desde donde sucede la escena.

Por eso, mi ultimo consejo es que estés abierto a otras opciones, y que experimentes, que arriesgues. Dispara todas las veces que haga falta, prueba ángulos diferentes....y vuelve a disparar. Una de las grandes ventajas de la fotografía digital es que puedes borrar todo lo que no te guste para volver a empezar. Y como siempre digo....DISFRUTA AL MÁXIMO DEL LOS MOMENTOS VIVIDOS!!! 
 
Son muchos los viajes que he realizado durante estos últimos años, y con el tiempo he ido comprendiendo mejor las claves necesarias para conseguir, por un lado, extraer a través de mis cámaras la verdadera esencia de los lugares en los que estoy, y por otro, ser capaz de transmitir con mis imágenes toda esa emoción que habita en el alma humana. 
Espero que esta pequeña lista te sirva de ayuda para que tú también puedas sacar lo mejor de tus viajes con tu cámara.

1. ANALIZA OTROS TRABAJOS. Unas semanas antes de viajar, dedica unas cuantas horas a ver fotografías de tu próximo destino....cuantas más, mejor. Tienes infinidad de portales de internet a tu alcance, como 500px, Flickr, o Getty Images; y también magníficos sitios web de fotógrafos de gran prestigio como son Steve McCurry, Olivier Föllmi o una tal Tania Abitbol....que según parece hace unas fotos de escándalo :) Mira con atención su trabajo, trata de sacar tus propias conclusiones, y sobre todo coge ideas y conceptos que te puedan servir para mejorar el tuyo.

2. SÉ RESPETUOSO. En la fotografía  de viajes hay una regla de oro absolutamente fundamental: el respeto, tanto por el país en sí y su bagaje cultural, como por las personas que se cruzan en tu camino. No comparto la idea de algunos fotógrafos de que todo vale para sacar una buena imagen. Si hay una escena cotidiana o alguien en particular que llaman tu atención y estás en una posición en las que notan tu presencia con la cámara, antes de disparar deberías pedir permiso e intentar entablar algún tipo de contacto....el lenguaje de la sonrisa es universal; si no desean que les retrates, no lo hagas!....pero te aseguro que serán muchas las ocasiones en las que estarán encantados de que les saques una foto, e incluso querrán que se las enseñes y que charles un rato con ellos. Y pienso, sinceramente, que son estos breves momentos los que más enriquecerán tu experiencia vivida.

Sé respetuoso con las personas que se cruzan en tu camino.

3. CREA UN VÍNCULO EMOCIONAL. Si vas a sacar una fotografía de alguien que es consciente de ello y ha aceptado, intenta que este hecho no reste espontaneidad o fuerza a la imagen. Charla durante unos minutos con esa persona, haz que la situación sea confortable y entretenida para ambos; o si está lejos de ti, saluda con la mano, sonríe.....Y sobre todo, no tengas prisa....observa, espera, y estate atento a ese breve instante en el que, o bien no está mirando a tu objetivo o lo hace de una manera natural; el resultado será mucho más potente que el que obtendrías al hacer posar a esa persona durante varios segundos. Ese fino vínculo emocional que has conseguido crear se verá reflejado en la imagen, te lo aseguro.

Crea un vínculo emocional con las personas que desees retratar.

4. MANTENTE EN UN SEGUNDO PLANO. La mejor manera de obtener imágenes llenas de vida y de espontaneidad es tratando de mantenerte en un segundo plano en el que nadie es consciente de tu presencia. Tanto con un objetivo con zoom que te permitirá estar a una distancia considerable del momento que desees retratar, como con un gran angular que te obligará a estar más cerca de la acción, lo importante es que seas capaz de ser uno más, de mezclarte con el entorno que te rodea, de no llamar la atención, de hacer sentir a quienes están a tu alrededor que te gusta estar ahí y que respetas ese escenario vital por completo.

Si consigues mantenerte en un segundo plano, tus fotografías serán más espontaneas.

5. USA CON FRECUENCIA UN GRAN AGULAR. Si lo que buscas son imágenes impactantes, te recomiendo que uses cuanto puedas un objetivo gran angular. Es cierto que en ocasiones, sobre todo si quieres hacer un retrato de alguien, te va a obligar a estar más cerca de la escena que con un zoom.....pero ahí está la cuestión! Por un lado, si disparas con un valor f/16 o mayor, vas a conseguir una fotografía con una profundidad de campo espectacular, en la que se podrán percibir varias capas y que dará una sensación casi de tres dimensiones a la imagen; y por otro, vas a poder mostrar más del entorno que rodea a esa escena, aportando así información que ayudará a comprender mejor las circunstancias del momento y del lugar.

Utilizando un objetivo gran angular tus retratos serán mucho más potentes.

Y lo más importante de todo.....NO TE OLVIDES DE DISFRUTAR!!! Consigas o no grandes imágenes, la experiencia vivida permanecerá para siempre en tu corazón....eso no te lo puede quitar nadie jamás. 

Y la semana que viene, cinco consejos más!!! Espero que estos te hayan servido de ayuda.
 
La pasión que siento por la fotografía de viajes fue creciendo en mi desde mucho antes de coger por primera vez una cámara; y es por ello que hoy en día tengo una extensa colección de libros de viajes ilustrados. Con el tiempo, todas esas imágenes de lugares remotos llenos de misterio y exotismo que yo contemplaba maravillada una y otra vez fueron forjando en mi ese amor que hoy siento por mi profesión.  Y ahora me doy cuenta de que este trabajo contemplativo, que durante años he estado haciendo con gran placer, es la base fundamental del sentido de mi obra.

Pienso que es claro y evidente que una parte importante de lo que se ve reflejado en las imágenes de un fotógrafo es su manera de sentir, percibir e interpretar el mundo que le rodea. Pero mi propia experiencia me confirma lo positivo y enriquecedor que resulta el ser capaz de estudiar y analizar, con el corazón bien abierto, la obra de otros artistas. 

Por eso, mi consejo es que observes atentamente el trabajo de cuantos más fotógrafos mejor. Busca ideas y conceptos que puedas aplicar al tuyo. Inspírate en los que tengan una visión del mundo similar a la tuya; y aprende cuanto puedas de los que quizá no te gusten tanto....son estos últimos los que en muchas ocasiones te darán nuevas perspectivas con las que podrás evolucionar de manera sorprendente.

En mi caso, son varios los fotógrafos que de una manera u otra han influido claramente en mi obra. Steve McCurry, por ejemplo, es uno de los que más me ha ayudado a evolucionar, justamente por el hecho de ver e interpretar su entorno de una manera diferente a la mía. Y qué decir de Henri Cartier Bresson o René Bruni....estos dos grandes maestros de las cámaras de principios del siglo XX, han aportado a mi trabajo infinidad de matices a nivel de composición gracias a sus impactantes fotografías en blanco y negro. Pero sin lugar a dudas, mi gran referente en el mundo de la fotografía de viajes es OLIVIER FÖLLMI.


La manera que tiene de ver y de interpretar su entorno este fabuloso fotógrafo franco-suizo es muy similar a la mía....siempre en busca de toda esa belleza que habita en el alma humana. Y sus imágenes llenas de sensibilidad y de poesía me han servido durante todos estos años de fuente inagotable de inspiración. Además, más allá del grandísimo fotógrafo, está la persona con un corazón de oro entregado a causas humanitarias...ha fundado la asociación benéfica HOPE (Himalayan Organisation for People and Education) que dedica todos sus esfuerzos a promover y mejorar el sistema educativo en el Himalaya. Sabia y valiente decisión, la de sacar provecho de la gran fortuna que es viajar para ayudar a las personas que se encuentra en el camino....no hay más que decir.

Estas son algunas de sus imágenes que más me gustan. 
 






Y este es elenlace a su página web...te recomiendo que eches un vistazo al fabuloso trabajo de este gran maestro de las cámaras!!!

Y un consejo más para terminar: en tus viajes no seas un mero espectador....PUEDES APORTAR MUCHO A UN MUNDO HERIDO QUE TANTO LO NECESITA.